Seventh-Day Adventist Church

Iglesia Adventista El Sereno Una iglesia diferente.

Menu
Bipowered

¿Dice algo la Biblia sobre esto?

La cremación es un asunto sobre el cual la Biblia no habla específicamente. Es interesante notar, de todos modos, que la gente a través de los tiempos bíblicos trató al cuerpo humano con gran respeto, y a menudo mostró profunda inquietud sobre la disposición de los restos luego de la muerte (ver por ejemplo en Génesis 49:29-31) El acto de embalsamar fue practicado tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo (Génesis 50:26; Marcos 16:1), y era considerado una gran desgracia no tener un entierro apropiado (1º Samuel 31:9-13; 2º Samuel 2:4-6; Eclesiastés 6:3).

La cremación es una de las opciones disponibles ahora para la disposición final del cuerpo cuando muere. Se estima que menos del 5% de las familias americanas eligen la cremación, pero en Japón e Inglaterra más de la mitad de las familias eligen esta opción.

Los arreglos funerarios no son necesariamente muy diferentes a las otras opciones. El cuerpo puede todavía ser visto antes del servicio, y un servicio de culto puede ser ofrecido con el fallecido presente, en la mayoría de los casos. Hay varias opciones disponibles para la disposición de los restos cremados, incluyendo un entierro y esparcimiento.

Al contemplar las opciones posibles, los cristianos querrán dar una consideración cuidadosa a todos los que puedan ser afectados por la decisión, tales como los amados quienes pueden tener sentimientos muy fuertes sobre el asunto. A nadie le gusta ciertamente traer amargura innecesaria a cualquiera. Además, la actitud del corazón cristiano mostrará profundo respeto por el maravilloso cuerpo que Dios diseñó (Salmos 139:14). Por su puesto Dios resucitará a todos sus hijos sin importar en qué se hayan convertido sus cuerpos. Cuando Jesús regrese, “los muertos en Cristo” resucitarán y recibirán cuerpos inmortales “semejantes a su cuerpo glorioso,” 1º Tesalonicenses 4:16; Filipenses 3:21. Cuán felices podemos estar mientras esperamos aquel grandioso día!